Archivos de la categoría ‘Medios’

 

Como en la vieja comedia en la que buscaban al piloto del avión durante un vuelo, los muchachos de La Nación podrían hacer un corto buscando a Cristina en el hotel.

Con toda la mala leche característica publicaron una nota sobre el hotel donde se hospeda la Presidenta (imagino que si la Dignataria hubiese ido a un hostel, ellos estarían felices de la vida) y en el epígrafe de la foto  aseguran que se hospedó en la suit presidencial.

En el segundo párrafo, súbitamente la suit pasó de “presidencial” a “estándar del séptimo piso” y como frutilla del postre, en el tercer párrafo admiten que no tienen ni idea dónde está, porque los tipos del hotel en su comunicado no lo dijeron…

Para la próxima, muchachos de LN, un consejo básico: para ser mala leche en estos tiempos que corren, mínimo, no pueden contradecirse tres veces en una notita de tres párrafos…

Anuncios

 

Hoy Víctor Hugo Morales fue muy clarito, tan clarito fue el periodista uruguayo explicando los chanchullos de Majul, que nos deja poco lugar para los comentarios.

Son unos 7 minutitos imperdibles, donde queda en evidencia que en realidad el que tiene verdaderos problemas con facturas truchas es  Luisito “muevo la cabeza como perrito” Majul.

A diferencia del tipo que camina en la Cornisa, Víctor Hugo no sólo cita fuentes, sino que son fuentes por demás fuertes…Majulcito tiene un juicio por este tema…

Les dejamos el audio para que disfruten una lección de periodismo

vhm-sobre-majul-

 

 

 

 

 

Majul no se cansa. Inventa algo, lo escribe, cita fuentes anónimas y después juega a la extorsión.

Hace años que viene haciendo lo mismo, pero esta vez más de uno le hizo chas chas en la colita, que a esta altura debe estar roja como una manzana.

Ya Víctor Hugo Morales le explicó con pruebas (algo inédito para Majul) cuántos pares son tres botas,  Beto Casella lo deliró en el mismísimo programa de TV de Majul y hasta el hipermenemista antikirchnerista acérrimo de Jorge Asis le dedicó esta frase: “La auto-victimización, cuando es excesiva, persiste acotada entre los pliegues del ridículo”.

Aún así, el hombre no entiende, no se cansa de perder, de cobrar y de quedar como lo que es: un papanatas sin fuentes ni moral.

Ahora la nueva es (en tapa de LNonline, que mucho se preocupa por darle aire al payaso mediático) denunciar discriminación porque le quitaron pauta oficial (que más de una vez él dijo no tener)

En resumen, la gran Majul vendría a ser algo así: Te calumnio, te fabulo, te injurio, dame plata.  Si me sacás la plata que uso para calumniarte, fabular e injuriarte, te denuncio.

 

 

 

Muy segura de sí misma, mirando para el costado ante la cámara, Lilita clavó hace 5 meses un designio contundente:  “Cristina Kirchner no será candidata a presidenta porque no se va a enfrentar a una derrota”.

Lamentablemente (para ella) la señora de Delfos le volvió a errar como en la guerra, pero en este caso con una salvedad. Siguiendo la lógica de Carrió, si Cristina no se presentaba porque sabía que perdía, ahora, que se presenta, sabe que gana y… la señora de Delfos también lo sabe, por eso, se ríe, se mofa, ironiza y sigue viviendo de donaciones mientras enseña el camino moral de La Nación (Es adrede, léalo cómo quiera)

Pero como Delfos no era el único oráculo de la antigüedad, Lilita no es la única que predice boludeces que no van a pasar.

Acá lo tenemos al Cabezón pronosticando:  “No hay posibilidades de que Cristina sea candidata sabiendo que no pasa la segunda vuelta. Si tiene la más mínima sospecha de una posible derrota, se bajará inmediatamente de la contienda electoral”.

Este oráculo de Trofonio (no tan importante como Delfos, pero con el mismo margen de error -99%-) es más categórico, “No hay posibilidades” y luego le mete la misma lógica que Delfos: No se presenta porque no gana.

En la antigüedad los oráculos no se equivocaban, simplemente eran mal interpretados por los simples mortales o en contados casos metían la mula para beneficiarse divirtiéndose de la mala suerte de los pronosticados. En la Argentina moderna, estos oráculos truchos, le erran de bote a bote y se convierten ellos en los únicos damnificados de tanta pelotudez.

Se agradece la foto que ilustra este posteo a

http://bessone.blogspot.com

 

Habían pasado unos 20 minutos del Gran Anuncio de la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y la página web de Clarín estaba tal cual como muestra la foto que ilustra este posteo.

No se enteraron, no quisieron enterarse, y les rompe soberanamente las pelotas que Cristina se presente a la reelección, porque saben que va a ganar y la cosa se les está poniendo cada vez más fea, cada vez más difícil.

Por TN desfilan Carrió y Stolbizer, la segunda lo único que puede decir, lo repite y se queda callada que fue una barbaridad que anunciara la candidatura por Cadena Nacional…

Hace unos días salió a la luz un affaire que tuvo con una prostituta el padre de Agustín, el niño que sufre (junto con otros dos hermanos) adrenoleucodistrofia. El escándalo tardó poco en llegar a los medios y fueron pocos los que no sacaron el “tenedor y el cuchillo” para “comerse crudo” al hombre que recolectó casi un millón de dólares para operar a su hijo mayor.

Por supuesto que el tema generó polémicas, pero qué hubiese pasado si en lugar de tratarse de un simple mortal hubiese sido una empresa. Voy más lejos… ¿Qué hubiese pasado si en lugar de ser una empresa fuera una multinacional? Voy más lejos… ¿Qué hubiese pasado si en lugar de estafar a la sociedad en un millón de dólares, la cifra fuese casi 10 veces superior? Voy más lejos… ¿Qué hubiese pasado se en vez de juntar dinero para salvar a un solo niño, se estuviese juntando para salvar milllones de niños? No hace falta seguir… Esto ya pasó y los medios miraron para el costado.

Crease o no, pero la cadena de supermercados Jumbo aprovechó la catástrofe chilena para contrabandear productos de la Argentina al otro lado de la cordillera sin pagar un sólo centavo en carácter de impuestos. ¿Cómo lo hizo? Simple, informó a la Aduana que iba a enviar al país trasandino un “donación” de más 7 millones de dólares en productos alimenticios. Una vez que llegaron a destino los 183 camiones, los alimentos fueron directo a las góndolas.

Con este inadmisible artilugio, la empresa perjudicó al Estado en más de 4.2 millones de dólares. ¿Qué tal, eh? Lindo negocio, ¿no?