Archivos de la categoría ‘Perfil’

Previsible: cayeron las ventas de Perfil

Publicado: 2 febrero, 2011 en Perfil

Las ventas del periódico Perfil mostraron una fuerte baja en diciembre tanto en la edición de sábado como en la del domingo, según surge del boletín informativo del Instituto Verificador de Circulaciones (IVC).

La dominical, que es la que más circula, cayó 5,6 puntos porcentuales respecto de noviembre y tuvo una venta neta de 46.563 ejemplares promedio por semana. En tanto, la edición sabatina tuvo un pronunciado descenso de 23,3 puntos porcentuales con respecto al mes anterior y su circulación se ubicó en los 20.377 ediciones promedio.

Anuncios

El diario Tiempo Argentino fue el único medio que reparó que dos medios periodísticos nacionales y una consultora privada reconocieron hace unos años los logros empresarios de la dueña de Pioneer, hoy denunciada por la AFIP por trata de personas y esclavitud laboral.

Increiblemente, en el período 2004-2005, la compañía recibió el Premio de Revista Fortuna (entregado por Grupo Perfil, de Jorge Fontevecchia) por tener el mejor CEO de la industria química argentina, José Testa (hoy el cargo lo ocupa Juan Vaquer). Este premio es orgullosamente exhibido en su reporte de responsabilidad empresaria de ese año. Mientras que en el mismo lapso, se alzó con el galardón a “mejor empleador de Argentina”, en este caso entregado por la revista Apertura, propiedad del empresario y político Francisco de Narváez.

Por otra parte, en esos mismos dos años DuPont se destacó entre las cinco “mejores empresas para trabajar” (Great Place to Work), en una encuesta anual que lleva adelante la consultora Grupo Managers, dedicada al gerenciamiento temporal de empresas. Además, y por tres años consecutivos, la empresa había obtenido el mismo premio de la Revista Apertura.

Por si quedan dudas, acá publico una foto que muestra la forma en la que vivían los empleados de Pioneer:

Aunque suene paradójico, dos medios periodísticos nacionales y una consultora privada reconocieron hace unos años los logros empresarios de la dueña de Pioneer, hoy denunciada por la AFIP por trata de personas y esclavitud laboral.
En el período 2004-2005, la compañía recibió el Premio de Revista Fortuna (entregado por Grupo Perfil, de Jorge Fontevecchia) por tener el mejor CEO de la industria química argentina, José Testa (hoy el cargo lo ocupa Juan Vaquer). Este premio es orgullosamente exhibido en su reporte de responsabilidad empresaria de ese año. Mientras que en el mismo lapso, se alzó con el galardón a “mejor empleador de Argentina”, en este caso entregado por la revista Apertura, propiedad del empresario y político Francisco de Narváez.
Por otra parte, en esos mismos dos años DuPont se destacó entre las cinco “mejores empresas para trabajar” (Great Place to Work), en una encuesta anual que lleva adelante la consultora Grupo Managers, dedicada al gerenciamiento temporal de empresas. Además, y por tres años consecutivos, la empresa había obtenido el mismo premio de la Revista Apertura.
En su sitio web, DuPont enmascara sin ponerse colorado la explotación laboral con una serie de valores como “un trato justo y respetuoso” para los empleados, y “un ambiente de trabajo libre de discriminación y de todo tipo de acoso o molestias”.

DuPont llegó a la Argentina en el año 1937, pero bajo la denominación de Ducilo (recién en 1990 cambió su nombre), e instaló su primera planta en la localidad bonaerense de Berazategui. En el mundo, opera en más de 70 países, y en la región tiene oficinas en la Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Colombia y Venezuela, con ventas por U$S 3,2 mil millones.
Lo curioso es que, de la mano de esta explotación recientemente descubierta, la compañía gana millones de dólares también en la Argentina.
Según cifras que publica la propia empresa en su sitio web, en nuestro país, el grupo registró ventas por U$S 284 millones en 2008, última fecha disponible de ejercicio. Cuenta aquí con 617 empleados, pero lo curioso es que computan a los contratados y a los pasantes.

Mineros sepultados. El quinto lugar se lo lleva sin dudas el titular de Perfil que aseguraba que los 33 mineros chilenos estaban muertos. El artículo incluso señalaba una especie de conspiración del gobierno trasandino con la prensa de ese país para ocultar el desastre. Apenas unas horas después de la afirmación, el presidente Piñera le mostraba al mundo el mensaje: “Estamos bien en el refugio. Los 33”.

Los 500 mil pesos de Nélson Castro. El domingo siguiente al tratamiento del presupuesto 2011 en la Cámara de Diputados, el periodista Nelson Castro publicó un artículo en el diario Perfil que quedará para la posteridad. Su nota sería el titulo de tapa de la edición del 14 de noviembre y decía que se habrían ofrecido hasta 500 mil pesos por voto para aprobar el presupuesto. La nota de Castro era el paraíso del “off de récord” y todo lo que deslizaban sus “fuentes” en la nota nunca fue ratificado en la Comisión de Asuntos Constitucionales. Apenas una semana después, no solo que las inconsistentes denuncias de Hotton y Álvarez quedaron en ridículo por inconsistentes sino que tampoco se presentaron nunca los supuestos diputados que sito Castro

Los nazis de La Campora. Habían pasado pocos días del multitudinario velorio de Néstor Kirchner cundo Mariano Grondona teorizó la insólita y alocada comparación entre La Cámpora y el nazismo. En su programa señaló que lo que mostró el velatorio de Kirchner fue  “una minoría fanatizada y una mayoría descreída” y comparó a la juventud kirchnerista con los seguidores de Hitler o Mussolini en los años 20 o del partido Comunista en la Rusia previa a la URSS.

Clarín, el débil. El segundo puesto quedó en manos de ex periodista Jorge Lanata. En una entrevista que quedará para la posteridad el pusilánime de Ernesto Tenembaum le preguntó:  “Entonces, ¿de qué lado te ponés? –en referencia a su posición sobre la Ley de Medios –  Insólitamente, Lanata respondió: “Y puede ser paradójico pero ¿sabés qué? Me voy a parar del lado del más débil, porque me puse del lado del más débil siempre. Y el más débil es a lo mejor el que parecía más fuerte, Clarín”.

Leuco, amenazado. El mayor mamarracho del 2010 fue sin dudas la amenaza de muerte que denunció el payaso de Alfredo Leuco.  

“Lucas Carrasco, integrante del aparato de comunicación kirchnerista, me amenazó de muerte y prometió ir con una metralleta al Canal 26 para matarnos a todos. Hago responsable por mi integridad, la de mi familia y la de mis colabores al jefe de Gabinete Aníbal Fernández”, dijo el impresentable de Leuco en su programa radial. En tanto, su supuesto agresor respondió lo siguiente vía twiter: “Dice que lo amenacé de muerte. Qué boludo que es. Jajaja y dice que la va a seguir esta noche en la tele, qué nabo!”.  Lo más insólito de todo el episodio es que algunos medios como La Nación tomaron la noticia en serio.



El matutino publicó hoy una editorial donde, como por arte de magia, acceden a los pensamientos de la Presidente y reconstruyen sus conversaciones basándose en fuentes difíciles de sostener. La moda que impuso Perfil, y que marcamos en este post, se extiende a otros diarios.

Nelson Castro fue uno de los pioneros en el arte del off the record, es decir, en el “modus operandi” que se basa en armar notas íntegramente con fuentes que no develan su identidad, y que jamás podrán contrastarse.

Hace poco más de una semana, la embajada de Estados Unidos desminitó incluso la existencia de una fuente que la revista Noticias (de editorial Perfil) publicó con nombre y apellido.

En su edición de hoy, domingo, Clarín publica una nota donde accede de forma milagrosa a los pensamientos de la Presidente.

“Anteayer, en medio de la cumbre del Mercosur, la mente de Cristina Kirchner estaba atormentada por los enfrentamientos entre vecinos y okupas en un club de Lugano”, asegura la nota.

Sigue: “Varios hombres del peronismo están inquietos por el rumbo que tomó el Gobierno en las últimas dos semanas. Entre ellos, está un funcionario clave que goza de la confianza de Cristina Kirchner”.

Primera fuente en off: “un funcionario” que revela que “varios hombres del peronismo” están “inquietos”.

Continúa: “Entre algunos gobernadores del PJ e intendentes del conurbano hay inquietud por el futuro . “Esto así no va y se pondrá peor si siguen así”, dijo un intendente del conurbano que es kirchnerista.

Segunda fuente en off: “Un intendente del conurbano que es kirchnerista”.

Más: “En eso, según la visión presidencial, hay un “padrinazgo” de alguien que a ella nunca le gustó: Eduardo Duhalde. “Me quieren sacar y se aprovechan porque no está él”, habría dicho más de una vez en los últimos días”.

La periodista tiene una cita de la Presidente, pero aún así, utiliza el potencial. ¿Si tiene una cita textual que pone entre comillas, por qué señala que lo “habría dicho”?

Pero no se rinde: “A Garré nadie la cuestiona como funcionaria, pero preocupa que lidere el tema de la seguridad”. “Manejar a los militares no tiene nada que ver con la Policía”, dijo un legislador que conoce mucho sobre seguridad”.

Tercera fuente en off: “un legislador que conoce mucho sobre seguridad”.

Aún quedan más: “En la quinta la Presidenta tuvo varias conversaciones reservadas con hombres con experiencia en el tema de seguridad durante el fin de semana.
Algunos de los asistentes cuentan que Cristina Kirchner se quejó varias veces sobre cómo se manejó la crisis de Soldati. “ Ella se sintió engañada.”

Cuarta fuente en off: “algunos de los asistentes”.

Más: “Que le mintieron, que nadie le contó bien cómo eran las cosas”, dijo un funcionario”.

Quinta fuente en off: “un funcionario” (imposible saber si es el mismo que la primera fuente en off).

Por si no fuera suficiente, la periodista también sabe qué opinan cerca de Cristina Kirchner: “En el entorno presidencial lo único que aseguran es que la Presidenta no lo quiere fuera del Gobierno”.

Sigue: “Ahora van a ver que no me van a hacer más esto” , fue una de las frases que le escuchó un funcionario mientras preparaban la semana pasada el acto por el día de los Derechos Humanos y cumplía tres años de gobierno”.

Sexta fuente en off: “un funcionario” (imposible saber si es alguno de los dos anteriores o los tres son el mismo).

Hay más: “Uno de los relatos cuenta que la Presidenta empezó a los gritos en su despacho”.

La nota termina haciendo mención a “relatos” como si se tratara de una historia de ficción. Lo cierto es que la integridad del “relato” de la nota, está construído con fuentes que siembran dudas sobre su veracidad. No sólo por la ausencia de fuentes con nombre, sino por la imprecisión de las mismas: “un funcionario” o, “algunos de los asistentes” son categorías muy amplias como para fiarse de las mismas.

Vía: www.diarioregistrado.com

En las últimas dos semanas el periodista Nélson Castro dio una “clínica” de lo que no se debe hacer en periodismo: escribió dos extensos artículos (uno de ellos fue la nota de tapa) en dónde calumnió e injurió al Gobierno nacional “disfrazando” sus mentiras en notas periodísticas.

Periodísticamente hablando: ambas notas son un mamarracho. Cualquier estudiante de primer año de periodismo lo sabría. No se puede hacer denunciar seria con una decena de fuentes off the record. Si nadie se hace cargo de las frases, ¿cómo se sostiene la denuncia? A los lectores de Perfil, les alcanza con que les mencione que “un legislador de la oposición” (sin nombre) diga que lo presionaron?

Aquí, un resumen de las “fuentes” que consultó el “ayudante” de Nélson Castro para el artículo Hasta $ 500.000 por voto:

1) “Un legislador opositor”
2) “Otro legislador de la oposición”
3) “Otro legislador que rechazó la propuesta indecente”
4) “Un legislador oficialista, azorado ante estos comportamientos a los que califica de “desprolijos””
5) “Un diputado que también pide anonimato”
6) “Un diputado radical que no encontraba una explicación que pudiera justificar la decisión de abandonar el recinto de sus correligionarios”

Ahora, las fuentes consultadas para el artículo Sospechas confirmadas:
1) “En las cercanías de Hotton”
2) “Sus críticos”
3) “Una fuente de PRO con un alto cargo en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”
4) “Un legislador del bloque”
5) “Una voz del Peronismo Federal”

En un primer vistazo, parece un error menor. Supongo que tanto el redactor como el editor sabrán que herramientas se escribe así: con H. Pero el tema desnuda algo mucho más profundo e invita a la siguiente reflexión: ¿El periodista habrá aplicado el mismo rigor en su investigación y chequeo de información que en su escritura?

Con simplemente estas tres notas (cuya flaqueza teórica y periodística puede apreciarse en los títulos) podemos hacer un análisis del discurso, es decir, cristalizar las estrategias formadoras de opinión que los medios opositores usarán para desprestigiar a la agrupación.

– La “K” acéfala: Si el emisor de la letra es la oposición, la “k” queda reducida a los términos economicistas. Es decir, la K opositora esconde tras de sí una significación de la política como un bunker de negociados por detrás, para satisfacer personalismos y no al pueblo. No por nada el primer título (de Clarín) viene acompañada la K de “quieren más”. 

– Los jóvenes del PJ y no de la JP:  Siguiendo esa lógica economicista de la política, y considerando ya la mala reputación que tiene el Partido Justicialista desde los medios de la derecha (asociado a los “barones” del conurbano, la burocracia sindical y menesteres), quieren perfilar a La Cámpora como un grupo vacío de ideales y lleno de ambición de puestos del Estado.

–  La continuación la vieja política: Para algunos -los que todavía se siguen comiendo el discurso neoliberal-, el Estado sigue siendo sinónimo de ñoquis que cobran fortunas por rascarse. Los medios, entonces, evitan de la manera más obvia que los jóvenes militantes están en el Estado por vocación, capacidad, y sentimiento de pueblo. Las instituciones del Estado responden por todo el pueblo argentino: ¿no se pusieron a pensar que los jóvenes tenemos ideales que queremos llevar a la práctica para profundizar las mejorías en este país? Seguro que sí lo pensaron, pero no les conviene decirlo.

– La verticalidad bruta: Por otro lado, el responder a Cristina no se correspondería con que nuestra líder tiene nuestros mismos ideales y responde desde el cargo máximo del poder a una serie de necesidades ideológicas que tenemos nosotros, la juventud, sino que más bien sería una especie de chupada de medias alevosa y vacía para conseguir beneficios personales.

– Meter abajo de la alfombra las lágrimas: El simbolismo que contrarresta todas estas imbecilidades que se están diciendo es el de Plaza de Mayo, el día del funeral. Eramos miles, incontables muestras de angustia y genuina tristeza que se multiplicaban, para desgracia de los medios opositores, en las pantallas de la televisión. Es un trabajo fino, cuya ayuda principal es el tiempo y la desmemoria impuesta a los receptores de los mensajes mediáticos, la que logra consolidar un sentimiento que se respiró en verdad: quieren cambiar la significación de las lágrimas: del dolor por la pérdida de la figura al dolor por la pérdida de “un ministerio” (lean la tercera nota).

– Somos todos brutos: El resumen de todo esto es que nos quieren ubicar a nosotros en el lado de los idiotas. Nos quitan inteligencia, sabiduría política, ideales, candidez, juventud movilizada, y nos hacen ver como unos nabos que vimos el kiosquito estatal para consolidar un buen pasar económico.

Hay un cantito que dice “Ay che gorila, que diferencia que hay, yo lucho por esta patria y vos por tu capital”. Los medios opositores quieren invertir esos roles y atribuirse la patria, en contraposición a nosotros, que queremos obtener capital. El ladri cree que son todos iguales, pero se equivocan. Nosotros no somos nada de eso, y no actuamos así.

Fuente: www.ambalivabal.blogspot.com